Carta de un argentino al pueblo brasileño.

Carta de un argentino al pueblo brasileño.

 

 

llanto

Hermano brasileño:

Es cierto que Brasil abandonó su esencia, su estilo, y eso siempre se paga, no merecía llegar más lejos, pero cuánto habíamos deseado, esa soñada final Brasil – Argentina.

Por que podemos bromear un rato, inocentemente con el resultado, y ustedes tal vez hubieran hecho lo mismo, pero somos hermanos mas allá del fútbol y nuestros destinos están indisolublemente unidos. Todo quedará en un folclore menor, de torcida, entre hinchas que se tributan finalmente respeto y por que no admiración por la historia de éxitos deportivos que nos coronan en medidas parejas.

Los medios al servicio de las oligarquías fogonerán la tristeza y el odio de los vencidos y con ese ánimo tratarán de desandar las conquistas populares de los gobiernos de Lula y de Dilma,y por elevación a los del resto de la Patria Grande que van en la misma dirección.

Claro que este mundial estaba “arreglado”, la brutal oligarquía brasilera necesitaba este resultado para sembrar la desunión y la decepción, mas que un par de millones mas para la FIFA.

Abundarán los análisis coloniales, que la raza superior, que nuestra ” indisciplina” y todo el maldito libreto de las zonceras del mediopelo mediático y sus esbirros arrastrados.

Pero queda Argentina en carrera, y tiene un técnico peronista, movimiento que como sabemos, representa al subsuelo de la patria sublevada, ahora de la Patria Grande sublevada. Podrá parecerte exagerado, pero no, basta mirar el espejo de odio de los que están del otro lado.

Que cada uno saque sus conclusiones, pero espero que el pueblo brasilero sepa torcer por Argentina, en tanto país hermano, compañero de ruta hacia la definitiva independencia de las potencias imperiales, menos por la gloria deportiva, que por la Unidad soberana que debemos impulsar de una vez y para siempre cualesquiera sean los resultados dentro de una cancha

 

Juan Carlos Romero López

Califica esta publicación

Comentarios

comentarios

Categories: Opinión, Patria Grande