El macrismo y el sapo hervido

El macrismo y el sapo hervido

La cuenta es simple: si aumentan la luz, la nafta, el transporte y el dólar, y al subir el dólar sube todo menos los salarios, la gente pierde poder adquisitivo, o sea vive cada vez peor .

 

Pero como además habrá un recorte brutal del poder adquisitivo real de jubilados y pensionados, gracias a la perversa reforma previsional, muchas familias tendrán que mantener a sus viejos y sus enfermos, cuando antes les alcanzaba aunque fuera en parte. Ergo más pobreza.

 

Pero eso no es todo, con tasas del 28% la industria y las empresas en general no les conviene producir ni invertir, por tanto despiden trabajadores.

 

La tasa del 28 % es una gigantesca timba financiera que va a llegar tarde o temprano a generar la insolvencia del sistema y la corrida cambiaria, que se verá agravada por la ausencia de dólares que los jeques macristas vienen fugando a sus paraísos fiscales a un ritmo vertiginoso.

 

Al despedir trabajadores debido a esta tasa irracional, hay menos consumo, y al haber menos consumo las empresas despiden mas gente, sin que baje la inflación pese a la baja de consumo porque sus costos siguen subiendo con el dólar y los tarifazos.

 

Por ahora esta fiesta macabra para poquísimos esta financiada con deuda externa que será pagada por tus hijos nietos y biznietos, si es que no logramos juzgar y hacer pagar con sus fortunas este saqueo a todos los funcionarios del Califato Cambiemos en un Nuremberg Criollo y Patriótico.

 

La buena noticia es que esto se cae tarde o temprano, la mala noticia es que puede ser tarde, o sea dejar al país en un estado de franca disolución económica y social ( la parte alta del plan de los poderes financieros internacionales que cobraran la deuda con recursos naturales pero que ejecutan los jeques locales del Califato, conformándose con la multimillonaria carroña)

 

A mi entender todo lo que acelere este proceso de implosión del modelo saqueador es menos malo que el síndrome del sapo hervido al que le van subiendo la temperatura de cocción hasta que ya es tarde. El sapo que cae en agua hirviendo, se quema pero salta fuera de la olla, como hizo el pueblo argentino en el 2001.

 

Lo cierto es que la escasez de liderazgos claros y la mezquindad y cobardía de tantos y tantos dirigentes sociales, políticos y sindicales, nos lleva a temer lo que NO sucederá, el vacío de poder subsiguiente al estallido.

 

Hay un liderazgo claro, aunque de vínculos aún débiles con la cadena de transmisión que deben ser los dirigentes intermedios, pero están todos allí,al lado de Cristina, única opositora real a este modelo y es con base en este núcleo intenso y combativo desde dónde se articulará el gran frente de salvación nacional incluyendo a algunos de los actuales presos políticos del régimen.

 

Allí, en ese Frente Patriótico estaremos, ¿dónde si no?

 

 

Juan Carlos Romero López

prensa@facepopular.net

5 (100%) 5 votes

Comentarios

comentarios