Encuentro Lúdico: La Guerra Civil Española, en un mazo de cartas

Encuentro Lúdico: La Guerra Civil Española, en un mazo de cartas

En esta tercera entrega, nos vamos a España, a adentrarnos en lo que muchos consideran el inicio de la 2° Guerra Mundial. Batallaremos en la guerra civil española, armados de mazos que iremos armando a nuestra propia elección, seas republicano o franquista.

Para conocer “1936, guerra civil”, nos contactamos con el creador del juego, el madrileño Arturo García, licenciado en Ciencias Físicas que trabaja en telecomunicaciones y aficionado a los juegos de mesa desde hace décadas. Nos cuenta que surgió en la primavera madrileña del año 2000, cuando estaba con ganas de hacer un juego y simultáneamente leyendo cosas de la guerra civil. Y le llevó varios años de desarrollo antes de editarlo de manera autogestionada.

¿Que propone 1936? una aproximación panorámica a la guerra civil española. Presenta toda la ambientación de manera estructurada, escapandole a las simplificaciones de rojos y fascistas y brindando un gran potencial didáctico. En esa línea pedagógica, el juego aprovecha el potencial visual de la contienda, utilizando 252 fotografías y carteles de época. Cada una de estas cartas, acumula mucho trabajo de investigación escrita y visual, aunque “1936” no se propone ser una tesis o explicar a fondo las causas, la cronología o las consecuencias del conflicto.

1936guerracivil-portada

Es un juego de estrategia mediante la gestión de cartas. La única intervención del azar es el orden en el que irán saliendo los naipes escogidos por cada jugador. Continuamente habrá que ir tomando decisiones de qué cartas jugar, cuándo hacerlo o cómo hacerlo ya que los recursos serán limitados y hay varios frentes abiertos (el militar, el diplomático, la moral, la gestión de la economía o de las cartas, etc). Estos frentes inciden en las distintas formas de obtención de la victoria, que puede lograrse por conquista militar, diplomacia (logrando convencer a la comunidad internacional de que tu bando es el que debe ser apoyado) o la desmoralización del enemigo.

Es un juego equilibrado pero asimétrico. Arturo nos da un ejemplo de asimetría: el líder republicano –el presidente de gobierno– puede ser cambiado cada turno. En cambio, en el bando nacional una vez que se nombra líder no puede ser sustituido voluntariamente. Cada bando, que presenta distintas fortalezas y debilidades, está integrado por facciones: socialistas, comunistas, anarquistas, nacionalistas vascos y catalanes entre los republicanos; falangistas, monárquicos, carlistas, la Iglesia, entre los fraquistas. Y cada facción está caracterizada de una manera diferente, más enfocada hacia alguna de las diversas formas de alcanzar la victoria o hacia funciones de gestión.

¿Cuanto dura? ¿Cuántos juegan? ¿Es rejugable? Normalmente, de 45 a 60 minutos. Más la selección de cartas para reclutar la tropa y armar los propios mazos. El creador lo recomienda para dos jugadores, aunque ha recibido buenos comentarios de la variante para cuatro personas. Otro elemento importante es su gran rejugabilidad. Cada jugador elige uno de los bandos y confecciona su baraja seleccionando 36 cartas entre las más del centenar disponibles; hay muchisimas variantes posibles, pudiendo orientarse el reclutamiento hacia lo político, o militar, o defensivo, o mixto. La dinámica de juego puede verse en los videos tutoriales.

1936cartas

El juego desarrolla un significativo potencial didáctico. Esto viene dado por el importante trabajo de fuentes secundarias, dado que la idea del diseñador fue aprovechar el potencial de imágenes que ofrece la Guerra Civil española. Definiendo al periodo como álgido en la cartelería y con una fotografía que también tiene una personalidad especial. Eso le ha permitido diseñar un juego donde en cada carta presenta una imagen diferente y relacionada con variados aspectos de la guerra. Asimismo, en cada naipe (salvo unas pocas excepciones) hay un texto histórico que agrega información vinculada al elemento retratado. Para localizar las imágenes, Arturo no buscó en internet, visitó varios archivos de España, solicitó su reproducción en diferentes formatos (diapositivas, digitales, etc) y se suscribió a acuerdos de uso para poder utilizarlas. Estima haber visto miles de imágenes, de las cuales solicitó reproducción de algo más de mil y para el juego editado hizo una selección final de 252. Para los textos de las cartas empleó enciclopedias y libros de su colección particular que están mencionados en la bibliografía incorporada al manual del juego.

Además, cuenta con expansiones. Si bien García autogestionó una edición limitada de 1936 ejemplares, lanzada en 2006, en años posteriores, fue sacando expansiones gratuitas que se descargan desde su web oficial. Las nuevas cartas agregan aspectos que tuvo que quitar inicialmente por falta de espacio como la aviación (El objetivo de Guernica) y unidades navales, también le han permitido re-desarrollar algunos detalles que enriquecen al conflicto.

En España está casi agotado, ya fue comercializado más del 95% de sus ejemplares. Pero si vivís en Argentina, podes encarnar a los milicianos republicanos o a los franquistas en Conexión Berlín Juegos.

JLF

5 (100%) 4 votes

Comentarios

comentarios