Fin de ciclo.

Fin de ciclo.

Cristina_10 Queremos repetir un análisis muchas veces escuchado por varios compañeros pero entendemos que imprescindible.

Pero lo Haremos tratando ser tan objetivos como sea posible o aún más, dándole cuántas más razones podamos al relato anti K

Este gobierno; ésta administración es corrupta y antipopular; debe ser cambiada. Por eso: Se viene el fin de ciclo.

¿Qué lo reemplaza? Analicemos a la oposición.

Macrismo. Debemos aceptar que aún con la denodada ayuda que le da el kirchenismo tratando de poner a Macri como cabeza de un frente de derechas fracasa (la operación política del cristinismo) y no porque la idea sea mala sino porque ni aún con los mejores vientos a su favor puede Macri dejar de decir estupideces.

A saber: lo de las retenciones o lo de ganancias que no sabe explicar cómo llevará adelante. Lo explicará Melconian, claro. Melconian no puede debatir ni un ratito ni siquiera con ninguno de nuestros más precarios aprendices de economistas. Hasta Hernán Letcher podría refutarlo en pocos minutos y (como bien sabe) vender ese triunfo dialéctico como si fuese valioso.

¿Qué pasaría entonces si enfrentáramos a Melconian con algún cuadro medio respetable de verdad de La Cámpora o del Movimiento Evita?

Conclusión: Macri no es oposición.

Massa. Lo más llamativo que dejó de su vida política fue la imitación que le hacían en Tinelli donde se lo mostraba tal cual es: un lametacos oportunista. ¿Se acuerdan? “La presideeeentaaaa”. Su último triunfo electoral parecía y confirmó ser tan duradero como aquel de De Narváez. La estructura duhaldista del conurbano, mercenaria como pocas, le exige un precio que él no puede pagar y ya migró a otro candidato. Sólo le quedan algunos mozos de Barrionuevo que ni siquiera dejan de servir café en los paros convocados por el gastronómico. Le queda en concreto Massa Tv (el canal 2 de Vila) y eso es muy poco. Conclusión: Massa no es oposición.

¿Binner, De La Sota, etcétera? Estamos todos de acuerdo, oficialistas y anti cristinistas, en que eso es sólo casting de una fila de barrigones con acné para protagonizar una película de James Bond.

Scioli. El único que tiene antecedentes serios para enfrentar el proyecto nacional y popular. Tiene una gestión que mostrar; buena o mala, cada cual dirá su opinión pero eso es discutible en cualquier caso no siendo discutible que la gestión está. Su imagen es mucho más positiva que la del resto y no cuenta con la ingente ayuda que sí tiene Macri, seamos sinceros si es que estamos tratando de ser objetivos. Scioli es, parece, el único opositor con chances. Pero . . . hay un pequeño detalle: Scioli no es opositor.

Scioli se ha declarado varias veces como parte del FPV (ha demostrado serlo, además) y entonces ¿en quién se apoyará para construir una plataforma minimamente sólida de gobernabilidad? ¿En sus amigos del establishment o en los dirigentes y militantes del modelo nacional y popular? ¿Se recostará en un imperio mediático tambaleante, con fecha legal de vencimiento y que cada día vende menos ejemplares que el día anterior? O ¿buscará rediseñar una artillería que le permita resistir los embates de izquierdas y derechas empeñadas en quitarle su lugar en la historia?

Asumiendo como ciertos todos los errores imputados a esta gobierno: de economía, de cultura, de comunicación y de múltiples etcéteras debemos aceptar que aunque no haya construido nada para “el resguardo popular” ante la tormenta que se viene, ese resguardo se construyó solo, sin ayuda y aún superando escollos puestos por la propia gestión personalizados en mezquinos quinteros.

Un ejemplo es el facepopular que es el territorio de convergencia de (al decir burlón de los medios gorilas y con cifras de ellos) 850.000 militantes bolivarianos latinoamericanos y 450.000 sanmartianianos argentinos. Son muchos. 22 actos de La Cámpora todos juntos en la hora de tráfico pico. Lo que a cualquier político oficialista le resulta imposible de juntar, en el facepopular se da solo, sin choripanes ni micros ni revisiones de las compañeras de mayor y más respetable edad husmeadoras de mochilas encomendadas a impedir que vaya al acto alguna sustancia prohibida.

Sin dolores de cabeza ni insultos para poder ocupar espacios vacíos o para poder estar más cerca. Sin problemas aquí se juntan cientos de miles a escuchar lo que se les quiera decir y a hacerse escuchar también. Y como se dio el facepopular que crece presuroso por Latinoamérica como pólvora revolucionaria se dieron muchos otros experimentos que aunque de menor envergadura o resultado no pueden ser despreciados: radios comunitarias, revistas barriales o de la web, blogs y muchos otros acontecimientos populares, pero populares de debajo de todo, populares de verdad hechos sin universitarios o a lo sumo con pibes que son primera generación de secundaria completa.

Así las cosas ¿dónde se recostará Scioli para apuntalar su hipotético gobierno? Muchos, muchísimos, los mercenarios de la política, camaleonarán convenientemente a lo que el dueño de la caja indique. Pero ¿y el pueblo? Hablamos de este nuevo pueblo, este monstruo nuevo y un poco confundido que nació a la sombra del cristinismo y a pesar de muchos imprenteros del “Diario de Cristina”

No tomemos en cuenta las especulaciones de los compañeros más optimistas, los que apuestan a que en el último momento electoralmente posible aparecerá un “conejo de la galera” que será el tractor de la continuidad del modelo. Seamos objetivos. Cristinistas y opositores. Miremos fríamente el escenario y entenderemos o deduciremos que no es posible ningún fin de ciclo.

 

Dr. Pablo Nuñez

Califica esta publicación

Comentarios

comentarios