Formación y transformación del “Sujeto Agrario” (1916-1930, los Gobiernos Radicales consolidan su relacion con los chacareros y colonos)

Formación y transformación del “Sujeto Agrario” (1916-1930, los Gobiernos Radicales consolidan su relacion con los chacareros y colonos)

 

almacen1

A partir de la asunción del Primer Gobierno Nacional elegido por el voto universal y obligatorio, que consagró a la Unión Cívica Radical en la persona de Hipólito Yrigoyen (extrapartidario, ya que Yrigoyen NUNCA fue afiliado de la UCR, es más, no toleraba que se dijera “el Partido Radical” en su presencia, considerando que el Radicalismo era un movimiento, no un Partido Político), se empezó a mirar las cosas de distinta forma. Nada revolucionario según nuestra forma de ver las cosas desde lo actual, pero muy revolucionario si nos ponemos en el contexto histórico del momento.

Nuestros curtidos inmigrantes comenzaron a tener más oídos dispuestos en los despachos oficiales. Así en 1920 el Banco Hipotecario Nacional comenzó a otorgar créditos para la compra de campos a colonos, cubriendo hasta un 80% del valor de compra, y en 1923 se dictó la primera ley regulatoria de Arrendamientos. (Ley 10676) que ilegalizaba el sub-arriendo.

Parece insignificante, visto desde la perspectiva actual, pero fue trascendente para aquellos colonos que se ilegalizara el sub-arriendo. Esto obligaba a los propietarios a arrendar sus campos en forma directa, eliminando al “Ramos Generales” como cuello de botella obligado por donde el colono debía necesariamente pasar, dándole así la independencia de comercializar libremente el producto de su cosecha (salvo aquella que por el contrato debía entregar como pago del arriendo, en caso de la modalidad “aparcería”).

También por imperio de esta ley, quedaba en libertad de contratar sus seguros, y las máquinas de trilla con quien más le conviniera.

Eran las primeras módicas conquistas de la lucha gremial de la FAA.
Esto, traía como consecuencia un mejoramiento en las condiciones económicas de los colonos, y por consecuencia, ascenso en las expectativas de ascenso social. Debe ponerse en la olla también el ingrediente de la Reforma Universitaria, que si bien para aquellos colonos y sus hijos fuera algo muy ajeno, era parte del clima…

Los hijos de aquellos colonos (muchos de ellos analfabetos) ya tenían educación primaria. Sin embargo, aunque no supieran leer, eran muy sabios, (como decía mi amigo Angel Karaman hablando de su abuelo croata), y sus inquietudes por la educación de sus hijos argentinos, eran profundas y correspondidas por la Ley 1420.

De todas estas cosas ha contado con mucha más amenidad que yo Luis Landriscina, así que me cuidaré muy bien de meterme en ese terreno.

Comenzaron así a aparecer las primeras Cooperativas de Seguros contra el Granizo. (De hecho, el Progreso Agrícola de Pihué es la más antigua cooperativa todavía en funcionamiento, que empezó a funcionar en 1901, seguida por La Previsión de Tres Arroyos en 1904).

Pronto, aparecieron las Cooperativas Agrícolas, (la primera de ellas la de Basavilbaso, de los gauchos Judíos), tomando el papel que habían tenido los “Ramos Generales” pero conducidas por los propios colonos.

Aquí apareció un problema al que aún no se le ha encontrado solución.

Quedó dicho que la FAA se constituyó como entidad gremial, contando en sus propuestas declarativas “el fomento de la creación de Cooperativas para defender el valor del producto de sus afiliados”. Pero NO era (ni es) una entidad cooperativa en sí, sino una entidad gremial.

La coexistencia de una actividad comercial, con una actividad gremial como dije, sigue siendo un problema a resolver. Cualquiera que conozca las cosas por dentro le podrá contar las incontables fricciones (nimias algunas, más importantes otras, pero cotidianas que surgen).

Como fruto de las políticas nacionales que vinimos contando, comenzaron a multiplicarse las cooperativas, y al mismo tiempo, multiplicarse los soñadores, y así fue que en 1922, se fundó la Asociación de Cooperativas Zona Centro (hoy Asociación de Cooperativas Argentinas), primera Cooperativa de 2° Grado. En unos pocos años, se “animaron” a levantar los primeros elevadores de campaña junto a las estaciones del ferrocarril. Leones, Marcos Juárez, Tancacha, Oliva y algún otro más que no recuerdo. No se conformaron con eso, sino que encararon la construcción de un elevador Terminal en el Puerto de Rosario.

Pero todo esto era fruto de una política Nacional, ya que la financiación era avalada por el Gobierno Nacional. Y cuando digo “avalada” lo digo en serio. Con el gancho. No con la palmada en la espalda, y la declamación, ¡¡ CON EL GANCHO !! Que los apoyos morales, y las palmadas en la espalda y los discursos no están mal, pero hay que conseguir “las efectividades conducentes”, por utilizar el dialecto Yrigoyeniano… O sea: los mangos.

Depuesto que fué Yrigoyen y su “Régimen” (ayer igual que hoy, a los Gobiernos Populares la derecha los llama “Régimen”), y la chusma Yrigoyenista desplazada, una de las primeras medidas de Uriburu, fue retirar los avales que el “Régimen” había concedido. Las Cooperativas no pudieron resistir financieramente y en el desastre económico los Elevadores de Campaña, y el terminal de Rosario, fueron concesionados por el Gobierno a una empresa Canadiense (Elias Howe and Co). Adivine quién era la Co. de Don Elías: nuestros viejos amigos Bunge y Born…

Evidentemente, se había recorrido un largo camino en pocos años. Faltó un mes y tres días para diecisiete años, para mostrar el potencial económico y social de aquellos colonos inmigrantes, semianalfabetos muchísimos de ellos, despreciados por su origen y falta de linaje por las clases altas, que veían frustrado su sueño de tener sus propios “siervos de la gleba”. Y de yapa venían sus hijos, ya alfabetizados, que por ahí no tenían lugar en las chacras y comenzaban a transitar oficios urbanos…. “Sunescandalunabus!!!”.

Como quiera que sea, y a veces sin proponérselo específicamente, aquellos inmigrantes que vinieron a “hacerse la América”, terminaron haciendo la Argentina pequeño burguesa y rural (y radical) que vivimos hasta diría el ’76.

Para ser Conservador (políticamente hablando) hay que tener algo para conservar (en la vida de todos los días). Y resultó que ya algunos inmigrantes consolidaron con la escritura de la chacra aquella utopía que los había traído a estas tierras.

Después veremos como la “crisis del ’30” influyó en estos acontecimientos.

Antonio (el Mayolero)

5 (100%) 2 votes

Comentarios

comentarios

Categories: Agropecuaria, Historia