Formación y transformación del “Sujeto Agrario” (La pata cooperativa)

Formación y transformación del “Sujeto Agrario” (La pata cooperativa)

Don Juan Costa: Primer Presidente de la Asociación de Cooperativas Argentinas, y militante del Radicalismo Yrigoyenista.

Juan Costa ACA

Básicamente, la formación de las cooperativas agrícolas se debió a la necesidad de los chacareros de independizarse de las empresas monopólicas exportadoras e industrializadoras de sus productos. Aquellos pioneros, con gran visión de futuro, pensaban que de los pueblos no debía salir el trigo, sino la harina, en una síntesis «chacarera» del pensamiento del Radicalismo Yrigoyenista en oposición al modelo agroexportador de los grandes terratenientes que detentaban el Poder Al principio a los grandes exportadores de granos no les preocupó demasiado la existencia de las cooperativas de agricultores ya que su existencia en cierta forma facilitaba sus propios negocios, reemplazando al viejo «Ramos Generales» y ocupando su lugar.

Por otra parte desde el Poder Ejecutivo se alentaba esta movida como parte del Proyecto Nacional, a tal punto, que al fracasar en el Congreso la sanción de leyes tendientes a modificar el funcionamiento de los Bancos para ponerlos al servicio de la producción, fue el PEN en 1928 quien avaló a las cooperativas para levantar los primeros elevadores de campaña y un puerto en Rosario.


Pero cuando de la mano de un gobierno populista y corrupto (decían ellos) que dilapidaba los sagrados fondos públicos avalando los locos sueños de esos gringos brutos de ser exportadores de su propia producción construyendo elevadores y ¡¡un puerto!! pusieron el grito en el cielo.
Por suerte (para ellos) vino Uriburu a restaurar el orden y la normalidad, y a poco del golpe de 1930, el Gobierno retiró los avales a la Asociación de Cooperativas Zona Centro. Eso sumado a la crisis internacional (la crisis del ’30) provocó la quiebra de esta Asociación.
Borrón y cuenta nueva, pero entonces como ahora, (y esto es una deuda pendiente, que hay que solucionar cuanto antes modificando la ley de Entidades Financieras y la C.O. del BCRA) las Cooperativas no eran sujeto de crédito, por lo que arrastraron en su caída a los integrantes del sus Consejos de Administración. Alcancé a conocer de boca de sus propios protagonistas y sus descendientes los dramas que eso desencadenó.
Sin embargo, aquellos sufridos inmigrantes y sus hijos no aflojaron y pocos años después se refundaban las cooperativas fallidas y surgían nuevas.

Pero el mensaje había sido claro; la restauración conservadora había vuelto para mantener el statu quo anterior en que el comercio internacional era para las grandes empresas monopólicas y si bien se toleraba la existencia de las Cooperativas Agrícolas, que ni pensaran en invadir el terreno reservado.

El gran negocio; el que realmente dejaba ganancias y con menor esfuerzo, era para los que tenían el poder. La máxima de Lord Castlereagh tenía su aplicación hacia adentro; que  los gringos se entretuvieran soñando utopías cooperativas, mientras no afectaran la marcha de sus negocios, nada los debía preocupar. Y si se empezaban a poner cargosos, para eso lo habían echado a Yrigoyen, y ya muerto el viejo caudillo, Alvear era más razonable.

Bajo el nombre de Asociación de Cooperativas Argentinas la vieja Asociación de Cooperativas Zona Centro reapareció fundada por las múltiples Cooperativas que se fueron creando.
A lo que apunto con esto es a demostrar que el Cooperativismo Agrario tuvo desde su origen y a través del tiempo su crecimiento en estar inserto dentro de proyectos nacionales abarcativos de la mayoría de los argentinos, y no solamente a la defensa de un mero interés sectorial. Nació y creció con proyectos nacionales y siempre que se salió del camino perdió volumen y calidad.

Advertencia: todo parecido del proyecto de Nación del Radicalismo Yrigoyenista con este patético sello de goma actual que es la UCR es pura casualidad y puede deberse a errores de su conducción política, o a su afán declamativo.

Mientras el «sujeto agrario» se iba modificando y su adscripción mayoritaria al Radicalismo continuaba firme. Pero muerto Yrigoyen el Radicalismo iba cambiando tal vez en forma muy sutil y poco visible, pero eso es otra historia que contaremos mañana.


Antonio (el Mayolero)

5 (100%) 1 vote

Comentarios

comentarios

Categories: Historia