Formacion y transformación del "Sujeto Agrario" (Primera aproximación)

Formacion y transformación del "Sujeto Agrario" (Primera aproximación)

Comienzo con este una serie de artículos, en que trataré de ir apostando elementos que permitan al «bicho urbano» formarse una idea de como arrancaron ciertas cosas que han marcado nuestra historia, desde el orígen hasta nuestros dias. Mucho del material ya ha sido publicado a lo largo de cinco años en www.elblogdelfusilado.blogspot.com y servirá de base al desarrollo de esta serie.
………………………………………………………………………………………………………………………………

 

darwin213-719580

Allá por 1828 Charles Darwin anduvo por estos pagos. En uno de esos viajes que aparecen sin sentido alguno, porque nunca nos explicaron el contexto. Porque, digame amigo; ¿A santo de que andaban viajeros Ingleses por todas partes de estas tierras inhóspitas? Porque mire que hay que estar medio loquito para bajarse del barco (está bien, no era un crucero de lujo la Beagle) para largarse a pata por lo desconocido. Ta bien, que después consiguió que los Patagones le dieran una mano (y algunos caballos), pero…

Hago un paréntesis. En 1812 se libra el Combate de San Lorenzo. Su reconstrucción histórica se basa en tres documentos. 1) El parte de guerra de San Martín a sus superiores (él entonces era solo un Coronel), 2) el parte de los Españoles que tienen que explicar porqué volvieron a Montevideo en tan mal estado, y, 3) una relación de un viajero inglés. Este documento aparece en los archivos del Foreign Office. El «viajero Inglés» se llamaba John Parish Robertson. Años después, un General San Martín triunfante entraba en Lima al frente de sus tropas, y ¿sabe quien lo refiere en una descriptiva nota? Un viajero inglés… El mismo John Parish Robertson. Medio que parece en joda, pero es así. Parece que los tours ya estaban de moda.

Vuelvo a Darwin. Se recorrió la Patagonia, y a orillas del Rio Negro se encontró con Rosas que andaba en aquella campaña del Desierto (que no estaba tan desierto parece, porque aparte de los naturales era lugar frecuentado por «viajeros»). Darwin observa la naturaleza y levanta un prolijo inventario de lo que se ve y lo que no se ve. No en vano 60 años después, luego del Genocidio de Roca, con el apoyo financiero de la Sociedad Rural Argentina, son ingleses los que se quedan con las tierras de la Patagonia, para poblarlas de ovinos cuya lana alimentaría las tejedurías inglesas. (Ahora parece que está de moda hablar güevadas sobre los extranjeros que compran tierras en la patagonia, como si estuvieran comprando tierra fiscal a precio vil, seguramente pagando coimas a los K, cuando esas tierras fueron vendidas a precio vil por los Héroes de la Generación de Roca, Julio, o Ataliva que era el recaudador).

Pero algo más que la Patagonia recorrió Darwin, ya que llegó hasta Santa Fe, por lo menos. De esto poco se habla, lo importante es que dejó la impronta de «La tierra Maldita» para la Patagonia, que tal vez haya sido el fundamento de Sarmiento de regalársela a los chilenos…
Lo fundamental es que aquellos sacrificados y admirables agentes de inteligencia del naciente Imperio Británico inventariaron prolijamente nuestros recursos naturales y humanos para forjar la grandeza de SU imperio.

Porque ahora parece fácil; uno se mete en google.maps y ve todo, y eso con los programas de acceso publico, ¡¡¡pero había que hacerlo entonces!!!

Estuvo un tiempo en Buenos Aires, y allí palpó el recurso humano de la clase dirigente (que no tiene ninguna diferencia con la actual) ruin, mezquina, grande en ambiciones y corta de grandeza.
Y así jamás le dimos importancia a la Patagonia, ¿para qué? si total con la Pampa Húmeda nos iba fenómeno y vivíamos como duques (vendiendo trigo y carne a los ingleses). Carne y trigo que se cargaban en barcos ingleses, se transportaban en ferrocarriles ingleses (Ah, ¿sabe quien fue el que fundó el The Argentine Southern Railway o sea el viejo FCS, luego Gral Roca? William Parish Robertson, el hijo del viajero….)

Hubo algo que Darwin no vió. Porque estaba muy abajo de sus pies. El Petróleo.
Que cuando lo descubrimos no le dieron demasiada bola. Los Ingleses no le daban mucha importancia al petróleo, y cuando se diernon cuenta los sobrinos yanquis los habían madrugado.

En 1914 empezó la Primera Guerra Mundial, y los ingleses se encontraron que la Kriegsmarine los acostaba seguido porque sus barcos andaban a petróleo y se reabastecían en el mar de otro barco petrolero, mientras que los ingleses se tenían que meter al puerto para carbonear. Mientras que en tierra los tanques, los camiones y los aviones marcaban la obsolescencia de la caballería (otra vez; malhaya triste destino…) Y el petróleo pasó a ser un recurso estratégico. Pero los yanquis les habían ganado de mano.

Acá se mandaron un intento que casi les sale. Allá por los ’20 prefabricaron un conflicto laboral que les iba a permitir invadir la Patagonia «en defensa de la vida e intereses de los Súbditos de S.M.» Para ello instruyeron a sus estancieros ingleses de ir estirando la huelga mientras trasportaban tropas a Malvinas.Contaron para ello también con la involuntaria colaboración de los líderes sindicales que entraron en el juego. (Convengamos en que su razón tenían) La Embajada Británica iba coordinando los movimientos, pero, siempre hay un pero.

Yrigoyen era medio impredecible, y lo mandó a Varela, que como todo militar argentino desde Lavalle en adelante no pensaba más que en ESO, y los pobres anarcos pagaron el pato.

Hay una cosa que siempre me ha molestado, sobre todo siendo como soy Radical Intransigente, que los Radicales no profundicen sobre estos hechos históricos, como para suavizar los cascotazos que recibe Yrigoyen.

La otra es que no es nuevo que luchadores sociales por las causas populares se sigan prestando a ser forros de intereses ajenos, cuando siempre tienen que poner los muertos ellos. O sea que los Altamira, Pitrola, Vilma Ripoll no son originales en sus posiciones.

Pero bueno, yo empecé con Darwin, y mirá donde vine…
Hubiera sido bueno que nos enseñaran a valorar el trabajo por el avance de la ciencia de tipos como Darwin, pero dentro del contexto de un país con vocación imperial que no tenía el menor reparo en pagar costosas expediciones en busca de cumplir el destino político que se habían trazado.

Pero al no enseñarnos eso, hemos quedado condenados, al parecer, a no evolucionar. ¿Vió la cantidad de gorilas que hay? Y ni miras de evolucionar…–

Antonio (el Mayolero)

Califica esta publicación

Comentarios

comentarios