La noche interminable. Editorial 1 de Mayo de 2016

La noche interminable. Editorial 1 de Mayo de 2016

Apenas unos meses y un bello y digno país se convirtió en el catálogo del horror y la exaltación de las mas burdas y torpes miserias humanas repartidas a diestra y diestra. La derecha es siempre siniestra.

Y no es que no faltara mucho por lograr, apenas se iniciaba el camino, pero pasamos de un amanecer que permitía pensar en sueños colectivos de inclusión y ampliación de derechos a una noche fría , gris interminable, noche que recién comienza.

En esta oscuridad horrible en que nos han sumido, se decapitan ídolos infantiles con aberrante impunidad, mientras la tele pasa la novela de un diminuto fiscal excavando la estepa patagónica en busca de dinero sucio previamente lavado.

Se olvida el diminuto, por supuesto, del dinero esfumado por el actual presidente y girado a Panamá igual que el de todos los gerentes de la Corporación Cambiemos, históricos lavadores y fugadores seriales y consuetudinarios.

Sólo una población anestesiada y narcotizada por las hábiles patrañas del ejército de colonización mediática podría creer que esta asociación ilícita estaría en condiciones de ofrecer algo mejor que tarifazos, despidos, censura, con el breve aliciente de un muestrario de frases y gestos ridículamente graciosos.

Gran parte de esa población fue percudida en sus pensamientos con gotas del ácido Lanático, regados con las lágrimas del Bravo hipócrita, la sardónica risa de las conductoras de la tarde del trece portadores todos ellos, también de sociedades de dudoso origen.

Es claro, esa franja del pueblo, ha sufrido una contundente demolición de sus sentido común, los politizados con la infantería televisiva de los comandos Grondónicos, los no politizados con los paramilitares mediáticos del entretenimiento, la lágrima fácil y la frase hecha. Hay medicina a la medida de cada uno. Los entretienen hasta matarles la capacidad de discernir.

Dá lo mismo que digan que encontraron una máquina de contar dinero en una habitación de Milagro Sala, cómo que hubieran dicho que poseía una nave interplanetaria llena de paracaidistas marcianos, al contrario, parecería que el absurdo mediático garpa no sólo en Capussotto.

A los más tibios los anestesiaron, a los más permeables los indignaron, los exaltaron, les potenciaron sus frustraciones y las direccionaron hacia los mismo que los estaban beneficiando de mil modos.

Se tomaron tanto, pero tanto trabajo en que el kirchnerismo dejara el gobierno, que ahora todo ese odio, esa crispación, ese berrinche imbécil, ingenuo e infantil se les ha vuelto en contra en forma de despidos, facturas impagables, locales y empresas que deberán cerrar.

Ahora comenzarán a mirarse entre ellos, buscando el culpable entre sus pares, pensando: la vida me engañó, o Clarin al final miente…

Esa pócima, les carcomerá la piel, la cabeza y el estómago, todo ese odio se lo tragarán despacio, atravesarán esta noche fría, interminable, y como ratas se devorarán entre ellos.

Claro que también está la gente buena, la que siempre pone el pecho, los muertos, el lomo y los ahorros cuando los tiene. A veces votan mal, cómo esta vez lo han hecho. Ellos serán las peores víctimas de un ajuste salvaje del que nunca se benefician y tampoco se vieron venir.

Claro no hay mal que dure cien años, apenas haya un traspié importante de alguno de sus miembros, la jauría carroñera de la Corporación Cambiemos, comenzarán a matarse entre sí como dingos hambrientos, mientras el pueblo mirará por la ventana ajeno al festín con que se empacharon por meses.

Nosotros, mientras tanto, reconstruiremos la patria postrada en apenas unos meses de entrega y saqueo.

Nosotros, los que supimos diferenciar un corrupto ocasional de la corrupción estructural de portación genética cómo la que viene con el niño emperador que nos desgobierna.

Nosotros, los que sabemos que Clarín miente.

Juan Carlos Romero López

Director Editorial

prensa@facepopular.net

http://www.facepopular.net/juancarlosromerolopez/

5 (100%) 2 votes

Comentarios

comentarios

Categories: Editorial