Los ases en la manga de Cristina. Editorial 12 de Mayo de 2014

Los ases en la manga de Cristina. Editorial 12 de Mayo de 2014

ppperfilYa ha superado un lustro la letanía persistente y odiosa que anuncia el “fin del ciclo K”. Lo cierto es que cada una de las profecías fallidas respecto a reservas extenuadas, estallidos sociales, convergencias destituyentes y otras yerbas han pasado a decorar las estanterías del museo de lo que nunca fue.

La presidenta Cristina Fernández sigue ocupando el centro de la escena política de manera casi excluyente sin nadie que le haga sombra ni adentro ni afuera de su propia fuerza. Ese liderazgo se ve además, potenciado por una segunda línea de cuadros que reinventan los significados del modelo en curso, día tras día, corrigiendo aspectos deficientes, como en el caso de los trenes, o avanzando en áreas a las que costó llegar con políticas adecuadas, luego de décadas de desaguisados, como lo es el sector juvenil desamparado aún de contención integradora en el sentido mas amplio.

Así y todo y posterior un hecho histórico como lo será la entrega de la banda presidencial a un líder electo democráticamente luego de tres períodos ininterrumpidos, la presidenta ya no ejercerá como primera mandataria y es arduo descifrar su destino político en cuanto a desde dónde seguirá ejerciendo su liderazgo y ascendiente, imposible de soslayar salvo en los deseos narcóticos de algún periodista televisivo que cada dia es menos periodista para todos, como se autoproclamó. La tiranía del rating no se alimenta sólo de fuegos de artificio.

Cristina Kirchner ya no será la presidenta, pero conservará el poder, la cuota de poder necesaria para garantizar la gobernabilidad del nuevo ejecutivo, sea este o no del mismo signo, y aquí se encuentra su primer as. Nadie podrá gobernar a espaldas de Cristina, su teléfono será el mas requerido, su domicilio el aspiracional de vastas procesiones de peregrinos  que requerirán una foto con ella, tal como pasaba con aquel Perón en la Puerta de Hierro en Madrid.

El segundo as de Cristina es que aún conserva la potencialidad de ungir a un candidato ganador que continúe el modelo sin sobresaltos de ningún tipo. Su capacidad de ungirlo dependerá, y hasta aquí fue casi infalible, en interpretar los sentimientos del pueblo. De allí saldrá entonces él o la candidata con mejor apreciación popular no sólo para ganar una interna sino para proyectarse a un triunfo rotundo en la primera vuelta.

El tercer as de la presidenta es que no necesita que ese candidato ungido provenga de los riñones de la actual administración, sino que hasta podría darse el lujo de romper todos los moldes y recurrir a cualquier ciudadano  o ciudadana con imagen positiva y valoración social del sector religioso, gremial, o social. Puede parecer descabellado hoy, salvo que se dediquen algunos minutos a un análisis sin ataduras ni preconceptos porque la realidad suele ser amarreta con los análisis cerrados.

Y la cuarta carta que completa el póker de ases presidencial, es la propia oposición. Las tres o cuatro fuerzas que se paran en la vereda de enfrente del Kirchnerismo manejan una matemática abstrusa donde lo que piensan sumar casi siempre termina restando, dónde la suma de las partes como es natural nunca es mas que el todo y dónde los esfuerzos por diferenciarse terminan siendo mas de lo mismo devolviendo una mueca de absurda perplejidad al espejo en que se mira cada candidato. Es que casi sin excepción todos ellos o sus aliados son el resultado del “que se vayan todos” y de ese maleficio no encuentran ni en los medios monopólicos, ni en las embajadas, ni en los asesores de imágen,  la pócima mágica que los pueda llevar de sapos a príncipes en la decisión soberana de los votantes.

Juan Carlos Romero López

Director Editorial

http://www.facepopular.net/juancarlosromerolopez/

El Chaski: @jcromerolopez

 

 

Califica esta publicación

Comentarios

comentarios

Categories: Editorial