LOS DERECHOS QUE NOS CERCENAN, SON LAS LUCHAS QUE VENDRÁN…

LOS DERECHOS QUE NOS CERCENAN, SON LAS LUCHAS QUE VENDRÁN…

 

LOS DERECHOS QUE NOS CERCENAN, SON LAS LUCHAS QUE VENDRÁN…

 

Derechos y Libertades no son meros títulos enunciativos, son consecuencias de luchas, militancia y compromisos asumidos frente a necesidades vitales insatisfechas. No surgen por generación espontánea. No son producto de la casualidad. Son la resultante de las acciones que muchas y muchos llevaron adelante par lograr diferenciarnos del statu quo y del letargo.

 

Desde inicios de la era democrática en Argentina, allá por 1983, luego del terror y el genocidio de una dictadura vergonzosa, cruel y por demás criminal, comenzaban la esperanza y las perspectivas de futuro. No fue fácil, hubo que comenzar por derribar muchos obstáculos de toda índole.

Así como para levantar una casa lleva un tiempo prolongado y para derribarla pocos minutos, así tuvimos que comenzar a reconstruir aquello que suponíamos Patria, Identidad, Memoria.

 

Nuevas generaciones tuvieron que comenzar por revisar todo lo vinculado con Nuestra Historia; la práctica del revisionismo permitió tomar mayor conciencia respecto de los hechos que nos fueron atravesando, con sus héroes y sus criminales, desmontando mitos y leyendas, dando entidad a quienes fueron negados, postergados, ocultados por los deformadores de esa historia.

 

Y desde aquél 1983 en adelante no ha sido poco lo que se ha ido logrando en materia de maduración política y social. Igualmente, no ha sido poco el accionar de los detractores y traidores de siempre que, con diferentes nombres, pero el mismo espíritu apátrida, no escatiman estrategias para hacer resurgir lo oprobioso.

 

No obstante, luego de una década signada por la actitud entreguista y antinacional, luego de veinte años desde aquél 1983, renace la infatigable esperanza de una Nación que contenga y contemple, que asista y resuelva todas las urgencias y reclamos de una sociedad diezmada por la avaricia y el despotismo.

Y con actitud decidida, enfrentándose al poder real que permanecía en las sombras, se comenzó una tarea de recuperación de derechos mancillados y libertades cercenadas. Tampoco fue fácil. Nunca es fácil cuando se trata de lograr que haya una real justicia.

 

Con todo un bagaje de aciertos y errores, de lágrimas y sonrisas, con toda una construcción de una importante masa política, esa recuperación de derechos y libertades se tradujeron en índices que reflejaban una realidad casi impensada.

 

En un informe elaborado y publicado en septiembre del 2015 por el Centro de Estudios Económicos y Sociales Scalabrini Ortiz, respecto de Pobreza e Indigencia en Argentina (2003-14), se afirma que: “…se observa que el porcentaje de población pobre, que era del 45,8% en el segundo semestre de 2003, se ubicó 16,1% en el segundo semestre de 2014. Por su parte, el porcentaje de población indigente (aquellos que no acceden a una alimentación mínima) que era del 19,4% en 2003, se encuentra en el 5,1% hacia finales del año pasado. (2014) …” 1

Es decir, sin ponernos a detallar medidas y decisiones, las políticas aplicadas lograban la disminución de dos de los grandes flagelos que azotaban y azotan a Nuestro País. Más allá de caprichosas interpretaciones, los resultados eran favorables.

 

En otra área y según publicaciones del 2015: “…Argentina tiene, según publica la UNESCO, una tasa de alfabetización del 98,09%…” 2

 

Con relación a pobreza, indigencia y analfabetismo, se disminuían los guarismos que afectaban negativamente a toda la población, precarizando el nivel de vida, disminuyendo la expectativa de supervivencia.

Las inversiones en salud, ingresos y educación mejoraban sustancialmente la realidad de un importante porcentaje de la población.

 

Asimismo, las inversiones del Estado también se direccionaron a otras de las problemáticas poblacionales que era el acceso a la vivienda digna, logrando que dicho acceso no fuese una mera quimera.

 

Podríamos ir detallando mucho de lo logrado en tan poco tiempo, o no tan poco si tomamos en cuenta que el nivel de crecimiento económico comenzó tenuemente luego del 2003, intentando salir de una de las más grandes catástrofes políticas, sociales, económicas de la era democrática.

Muchas y muchos saben, por más que quieran disimularlo, cuales fueron lo logros palpables, sustanciales que mejoraron el nivel de vida y la perspectiva a futuro: el aumento en los niveles de industrialización y valor agregado, la soberanía tecnológica lograda con los satélites, la cobertura social de toda la infancia y de toda la tercera edad con índices otrora inimaginables, la reactivación de los trenes, la creación de universidades, el avance en obras energéticas, los programas de apoyo al trabajo cooperativo y a los microemprendimientos, a la consecución de los estudios, a la salud bucodental, la superación de la brecha tecnológica, la formación docente, el avance en materia legislativa con la ley de identidad de género y de matrimonio igualitario y un largo, inagotable etcétera de progreso para los sectores populares y medios.

 

Sin embargo, todo lo alcanzado no fue suficiente para que la población en su conjunto asumiese una posición defensiva de derechos, garantías y libertades logradas.

Una nueva y nefasta oleada neoliberal retomó el derrotero de la destrucción del nivel y calidad de vida, de todo lo que garantizaba la posibilidad de un futuro de crecimiento en todos los niveles.

 

Pobreza e indigencia, luego del 10 de diciembre del 2015, comenzaron a incrementarse: “…Entre 2015 y 2016, la pobreza pasó del 29% al 32,9% de la población y se sumaron un total de 1,5 millones de «nuevos pobres», según indica el reporte anual publicado por el Observatorio de la Deuda Social Argentina (OSDA) de la Universidad. Esto significa que hoy hay 13 millones de argentinos por debajo de la línea de pobreza (…)

La indigencia también creció en el país, si se compara el tercer trimestre de 2016 contra el cuarto de 2015, el último elevamiento que realizó el OSDA sobre la serie histórica. En menos de un año hubo un aumento de 600.000 indigentes en el país y la indigencia alcanzó al 6,9% de la población. Esto acumula un total de 2,7 millones de indigentes al tercer trimestre de 2016…” 3

 

Y si a todo esto sumamos que, desde el 10 de diciembre del 2015, todas las medidas y decisiones de la instalada “dictocracia” en Argentina, tendieron a destruir cada una de las conquistas de derechos, libertades y garantías: la  derogación de la Ley de Medios Audiovisuales que permitía una mayor democratización el espectro comunicacional; la cesión ante los denominados Fondos Buitres perjudicando el presente y futuro de la Nación, creando a pasos acelerados el mayor endeudamiento que se conozca a nivel histórico, no sólo en Nuestro País;  la paulatina destrucción del sistema educativo, eliminando cursos de capacitación, programas que tendían a lograr una mayor matrícula y un mayor número de egresados en todos los niveles; el permanente e intencionado deterioro del sistema de salud que perjudica exponencialmente lo logrado en esa materia hasta el 2015;  el saqueo a la infancia y a los jubilados perpetrado mediante la modificación a la ley de movilidad jubilatoria, la eliminación de paritarias y otras nefastas reformas laborales; la persecución continua a todo lo que pudiese representar una posición opositora a la actual indi-gestión, procurando amedrentar por medio de la represión, el hostigamiento, el secuestro y detención, la privación ilegítima de la libertad y la no gratuita ofensa a todo lo que conformase la defensa de los Derechos Humanos y otro largo  etcétera, casi tan largo como aquel.

 

Podríamos continuar detallando cada una de las nefastas medidas que se vienen tomando desde el 10 de diciembre del 2015 en contra del pueblo todo, pero creemos que lo escuetamente enunciado es harto suficiente como para posicionarnos decididamente en defensa y recuperación de derechos, garantías y libertades.

 

2018 parece ser el año decisivo para que sumamos una postura basada en la dignidad, a la memoria y el derecho. Porque no estamos lejos de enfrentarnos a esta “dictocracia” que no dudaría en declarar el “estado de excepción” o “estado de sitio” para proseguir con su nivel de destrucción de la Nación.

 

Son las luchas que vendrán, que ya nos están desafiando a asumir posiciones, a elaborar estrategias, a convocar masivamente para defender nuestro presente y futuro.

Debemos asumir la responsabilidad que la historia nos impone, no podemos flaquear ni subestimar al enemigo que tenemos a nuestro alrededor.

Y esta historia nos reclama, nos convoca a actuar decidida y patrióticamente para evitar nos sigan destruyendo la Patria.

 

¿Sabremos responder a ese llamado con la dignidad e hidalguía necesarias para detener definitivamente tanta ignominia?

 

Que así sea.

 

 

 

NORBERTO GANCI –DIRECTOR- 

El Club de la Pluma

elclubdelapluma@gmail.com –elclubdelapluma@hotmail.com

http://.elclubdelapluma.wordpress.com

DOMINGOS DESDE LAS 10 HS.

POR FM 103.9 RADIO INÉDITA

www.radioinedita.com.ar

Notas, Referencias y Material Consultado

 

1 http://www.ceso.com.ar/informe-economico-especial-pobreza-e-indigencia-argentina-2003-14-abril-2015

 

2 https://www.datosmacro.com/demografia/tasa-alfabetizacion/argentina

 

3 https://www.infobae.com/economia/2017/03/09/la-pobreza-subio-al-33-en-el-primer-ano-de-macri-y-ya-afecta-a-13-millones-de-argentinos/

 

http://www.losandes.com.ar/article/aumento-de-tarifas-despidos-e-inflacion-ya-hay-13-millones-de-pobres-en-la-argentina-segun-la-uca

 

http://www.eleconomista.com.ar/2017-12-uca-pobreza-2017-314/

 

http://www.ambito.com/852112-segun-indec-el-desempleo-crecio-a-93-y-ya-afecta-a-1165000-personas

 

http://www.elpaisdigital.com.ar/contenido/evolucin-de-la-tasa-desempleo-2003—2016/1220

 

https://www.telesurtv.net/news/Las-medidas-de-Macri-antes-de-asumir-la-Presidencia-20151204-0053.html

 

https://www.infobae.com/2016/01/03/1780348-las-10-principales-medidas-economicas-mauricio-macri-y-10-asignaturas-pendientes/

 

http://www.bbc.com/mundo/noticias/2016/02/160215_argentina_macri_medidas_controvertidas_vs

5 (100%) 1 vote

Comentarios

comentarios

Categories: Politica Argentina