¿Otro crímen patrimonial del Macrismo?. ¿Dónde está la puerta monumental de Dresco?

¿Otro crímen patrimonial del Macrismo?. ¿Dónde está la puerta monumental de Dresco?

Nada se sabe luego de varios meses de esta obra de arte patrimonio cultural de la Ciudad de Buenos Aires. Página Popular iniciará una investigación sobre el destino de esta obra

puertahistoriadaEl Gobierno de la Ciudad de Buenos Aires retiró la puerta historiada de Dresco de la Biblioteca del Maestro al finalizar el ciclo lectivo en diciembre de 2013 con la excusa de su restauración. Nada indica que debiera ser quitada de su sitio original para proceder a su restauración, la cual por otra parte no parecía ser necesaria dado el buen estado general de la obra.

Se trata de dos puertas de bronce que en sus paneles destacan aspectos de los diferentes lugares de todo el país en los cuales los argentinos recibieron su primera educación desde los comienzo de la Organización Nacional.

Cada uno de los paneles refleja aspectos de la educación en el ámbito de una escuela, en el campo, en la época del servicio militar, o en el tiempo del trabajo. Son ocho esculturas en bajo relieve, llamadas «En la otra orilla», «La escuela espera», «A pie por el Altiplano», «Adultos en marcha hacia el aprendizaje», «Las labores al lado de la tierra», «Los conscriptos que aprenden las primeras letras» y «La escuela isleña».

Enmarcando esos paneles se han ubicado figuras simbólicas de la educación, los escudos de las que entonces eran 14 provincias, representaciones de la flora y la fauna autóctonas y, en cuatro ángulos centrales, remendando estatuas de pie, las figuras de Mariano Moreno, Manuel Belgrano, Bernardino Rivadavia y Domingo Faustino Sarmiento. Cada una de las cuatro figuras presenta detallados trabajos de perfiles, facciones o gestos que son suficientes para identificar a los personajes respectivos.

 

Las piezas dan cuenta tanto de la técnica escultórica de Dresco como de la madurez de la fundición artística en el país.

 

Aquí una nota sobre la Puerta de Dresco en El Pais que no miramos.

 

Califica esta publicación

Comentarios

comentarios