Pequeña crónica de unas lágrimas

Pequeña crónica de unas lágrimas

Fue en mi barrio.

pocaspulasHabía gente de las colectividades latinoamericanas con sus trajes, obreros, escribanos vendedores, militantes, jubilados.Encontré a mi amiga Lili la quiosquera, me cuenta con desprecio y desazón que no faltó aquel que pasó por su quiosco afirmando que pagaban por ir, le pregunté con sorna si sabían dónde cobrábamos esa remesa…Estaba mi amiga Virginia militante de los Derechos Humanos con su hija jovencita y simpática, y muchos amigos mas, estaban todos con su bandera, estaban las organizaciones y los individuos. Estaba Kolina, estaban los jóvenes, estaban algunos ancianos, carteles de los enfermeros, de gente de los suburbios que pasaron la noche en vela.Y en primera fila esperando el mensaje del vocero presidencial Ivana Pocaspulgas, la infaltable.No bien leído el comunicado alentador, Ivana, me busca, se quiebra y me abraza con el alivio de la buena noticia y llora, llora largamente, me condecora el pecho con lágrimas de amor hacia su líder quién vino junto a su marido a devolvernos la justicia y la dignidad.

Estarán los que quieran ver superficialidad en esto, con todo respeto creo que no entendieron nada, creo que nunca lo entenderán, creo que están definitivamente perdidos, por que el amor vence al odio, siempre.

 

Vigilia en la Fundación Favaloro, esperando el Parte Médico de la evolución de la Presidenta Cristina. 8 de Octubre 2013
Califica esta publicación

Comentarios

comentarios

Categories: Sin categoría