Riqueza y pobreza en la Patria Grande. Editorial 4 de Mayo 2014

Riqueza y pobreza en la Patria Grande. Editorial 4 de Mayo 2014

ppperfilCuando se produce un crímen y no se sabe quién o quiénes lo perpetraron, la lógica de los investigadores comienza por sospechar de los que pueden beneficiarse con ese crímen.

Si un sistema político-social produce el crímen de la pobreza y de la exclusión, aun cuando los recursos materiales y humanos disponibles harían mas que factible el bienestar de todos, podríamos preguntarnos sin vueltas, quiénes se benefician de este crímen. La respuesta por trivial, no deja de ser sorprendentemente clara: los mas ricos son los principales sospechosos.

De modo que si se trata de una verdad a todas luces que los mas ricos son los mas beneficiados en un sistema que admite la pobreza y la exclusión ¿ por qué ésto no se enseña en las escuelas antes que la tabla del dos?, ¿por qué no es portada de todos los diarios y revistas?, ¿por qué no es motivo de innumerables programas televisivos, como sí lo suelen ser los crímenes individuales que saturan las pantallas?. La respuesta sigue siendo demoledora: El sistema educativo y el sistema de medios de comunicación son cómplices a través del ocultamiento o la siembra de falsas pistas de mantener un statu quo con minorías riquísimas y vastos sectores hundidos en la indigencia.

La Patria Grande pese a sus grandes avances económicos y de mejora social de los últimos tiempos, sigue siendo la región mas desigual del mundo, aunque y a su vez, una de las mas ricas en recursos naturales y humanos. Colocando la mirada entonces sobre los grandes sospechosos de concentrar la riqueza en América Latina, nos encontramos con dos grupos claramente identificados: las oligarquías vernáculas, generalalmente herederas de fortunas mal habidas en el pasado y las trasnacionales asociadas a estos núcleos infinitésimales de poder económico local a los que sólo fuerzas de magnitudes similares podrían oponérseles o sea, los estados nacionales.

Y es aquí, en esta disputa, dónde el sistema educativo, cultural y mediático exhibe todo su potente poder de encubrimiento. Durante décadas desde la academia, las escuelas, las charlas de café y las editoriales de los diarios se nos ha machacado con la ineficiencia del estado como administrador de los recursos de los ciudadanos en beneficio de la gestión de los privados, justamente las minorías que ya citamos. Según esta teoría fantasiosa,  la eficiencia de la administración privada generaría derrame de riqueza sobre los sectores mas desprotegidos como la lluvia de monedas de oro aquel cuento infantil.

Lejos de este cuento de hadas, desde México a la Tierra del Fuego y durante décadas las oligarquías y los grupos trasnacionales explotaron el petróleo, la minería, el comercio exterior, los servicios públicos, la banca, con el criterio del saqueo. Jamás planearon  otra estrategia que no fuera la abultada y sistemática fuga veloz de divisas, desde estas tierras hacia las guaridas fiscales, a salvo de potenciales gobiernos tal vez díscolos a semejante vaciamiento. El resultado fue un tendal de aerolíneas, empresas de agua, petróleo o distribución eléctrica quebradas, sin inversión ni innovación pese al discurso modernizador empresarial. Quedamos así gracias a los privados, efectivamente privados, privados de servicios de calidad, privados de nuestros recursos y privados de nuestas divisas.

Pero hace poco mas de diez años, de la mano de sus pueblos, comenzaron a llegar algunos líderes patriotas , tal vez por providencia, tal vez fruto del agotamiento de ese modelo prebendario y salvaje, y entonces, la explotación de los recursos naturales y los servicios comenzó a volver a manos de los estados o sea de todos nosotros y dónde esto sucedió mejoraron no sólo las propias empresas nacionalizadas, sino la economía en general y la situación social en particular. A mas salvataje o participación del estado, mejores índices sociales y como no podía ser de otro modo mayor furia desplegada contra esas políticas desde las usinas mediáticas y académicas al servicio de la continuidad del saqueo.

La disputa no ha terminado siquiera en los países mas firmes en políticas de recuperación del estado como regulador, precisamente por que es allí dónde se libran las batallas culturales mas feroces.

El camino es arduo y esta plagado de contradicciones, pero el rumbo es claro y preciso, construir las mayorías populares necesarias para establecer de una vez y para siempre la sana defensa de nuestrospropios intereses, para que dejemos de una vez y para siempre la lógica de las víctimas que defienden a sus verdugos.

 

Juan Carlos Romero López

Director Editorial

http://www.facepopular.net/juancarlosromerolopez/

El Chaski: @jcromerolopez

Califica esta publicación

Comentarios

comentarios

Categories: Editorial