UNA COMPAÑERA DEBIDA

UNA COMPAÑERA DEBIDA
Juan Manuel de Rosas, Encarnación Ezcurra -01Fue la joven Ezcurra la compañera que Juan necesitaba. No se equivocó al elegirla. No fue un flechazo, fue el conocimiento profundo que no puede explicarse con palabras. Lo cierto es que Encarnación acompañó decididamente a su esposo en todos los emprendimientos comerciales y en la acción política posterior. Fue sin duda su mejor alfil, su mejor reina. Fue la primera federala bonaerense, la que además lo hizo feliz como papá.. Aunque el dolor los esperó un 26 de Marzo (apenas a dos días de iniciarse el Congreso de Tucumán), María de la Encarnación  estuvo 24 horas en este mundo. La que sería los ojos de su papá, la compañera inseparable (fallecida Encarnación, su esposa) fue ese bebé que llamaron Manuela Robustiana,
 Manuelita, vendría al mundo un año y dos meses después (24 de Mayo 1817) y dos años después, cuando Manuelita ya caminaba, llega Juan Bautista Pedro (1814, Junio 30).
Juan Manuel no fue un padre o un marido con horarios y una vida regular hogareña. El Desierto, la vida ruda del campo, la lucha feroz por conquistar tierras, el enfrentamiento sin cuartel con sus enemigos, hicieron que Encarnación aprendiera a gozar de la llegada e ida intempestiva de aquel gaucho-empresario.O de disfrutar cada minuto  de aquellas vacaciones acotadas, pero no menos intensas,  en los atardeceres donde el horizonte rojizo daba lugar a la noche profunda del desierto.
Si Rozas fue un gaucho empresario, Encarnación,  fue la mujer de aquel gaucho. Recia, severa. Enfrentada a una sociedad que le daba la espalda por su relación con mulatos, pardos, indios, comisarios y soldados. Fue una patrona de estancia con los ovarios bien puestos.
Fue Encarnación el puente entre el populacho, al decir de los unitarios, (que no supieron ver en este hombre y esta mujer lo esencial: que mantuvieron a rajatabla el monopolio de la aduana de Buenos Aires) y el jefe del partido federal bonaerense. El hombre que pasaría a la Historia como el Restarurador de la Leyes
Califica esta publicación

Comentarios

comentarios

Categories: Historia